Programa Académico I

 

José de Jesús Alvarado Rodríguez

Responsable de Programa

José Antonio Acevedo Díaz | Apoyo Académico

Jaime Alejandro García Sandoval | Apoyo Administrativo T.M.

Salvador Cruz Murillo | Apoyo Administrativo T.V.

Diana Guadalupe Saucedo Nava | Apoyo en Gestión de Calidad

Reyna Marisol Hernández Herrera | Apoyo en Gestión de Calidad

 

 

INSTITUTO LITERARIO DEL DEPARTAMENTO
1837 – 1867

Esta primera Casa de Estudios que funciono desde el 5 de noviembre de 1832 (por decreto) hasta el 27 de abril de 1837 y luego se trasladó al edificio de la Ciudad de Zacatecas (antiguo colegio de San Luis Gonzaga). El 20 de octubre, de 1837 a las 11:00 horas, el ejecutivo don Santiago Villegas en medio de un brillante festival ponía al servicio de la juventud, el “Instituto Literario del Departamento”.

INSTITUTO LITERARIO DE GARCÍA 1867 – 1885

El Instituto Literario sufre en 1843 su clausura más prolongada. Mientras tanto en Fresnillo inicia sus actividades una Escuela de Minería, en donde con un enfoque teórico-práctico, se enseña Metalurgia y ensaye de labores de minas. Desde ese año hasta 1857 el Instituto fue cerrado en tres ocasiones siendo la última en 1864, un año antes de que Maximiliano clausurara en forma definitiva la Real y Pontificia Universidad de México. La Institución abrió nuevamente sus puertas el día 1 de enero de 1867, ahora ya con el nombre de “Instituto Literario de García” como muestra de gratitud al insigne gobernante fundador. Bajo la influencia del régimen juarista, las características económicas y sociales de la época, determinaron la influencia de la educación en el Instituto. Así en 1869 se abre la Escuela Preparatoria que recoge los Planes de la similar de la capital del país, que gozo de gran prestigio hasta el año de 1910 (antes de la Revolución). La población total era de 34 alumnos distribuidos en Preparatoria, Profesionales y aquellos que tomaban materias sueltas. La disminución de la población responde al movimiento migrante originado por el estallido de la Revolución.

El 1870 se creó el antecedente de la Escuela de Enfermería, de las más prestigiadas del país. También en 1870 se iniciaron los estudios de Ingeniería con el establecimiento de la carrera de topografía e hidrografía, más tarde minería y beneficio de metales, ingeniería civil, ensaye y apartado de metales. Así la educación responde a las necesidades que imperan en el tipo de producción extractivo del estado.

El aumento de la producción minera en Zacatecas impacta directamente la enseñanza en el Instituto de García; así se integra a su planta docente profesionistas de gran prestigio". Con el cuerpo así estructurado se le da un giro a la enseñanza en el Instituto Literario, la cual era de corte eminentemente libresca y tradicional. Ahora se trata de darle un carácter práctico y se estrecha el vínculo entre el Instituto y los centros de producción; se instrumenta así otros estudios: medicina, ingeniería ensayador de metales y profesor en farmacéutica. Se abren también cursos libres que podían ser tomados por cualquier persona, es decir se da, una apertura de la Institución hacía la población, la cual podía capacitarse en dibujo, pintura, idiomas, carpintería, fotografía, telegrafía.

Las leyes de Instrucción de 1867 y 1869 elevaron a la Escuela Nacional Preparatoria a la condición de subordinación y dispersión.

La influencia de la filosofía positivista reforzada con el momento histórico que vivía el preámbulo de la Revolución Mexicana obligó a reformar los programas de estudio y la propia enseñanza, imprimiéndole un carácter más científico. Enseñándose ciencias experimentales como la física, la química y la biología en detrimento de la teología y la filosofía que empiezan a perder peso. El positivismo toma cada vez mayor fuerza al lado del auge de las matemáticas y la astronomía. Como consecuencia se establecieron en el Instituto los laboratorios de minas, química y física. Se fundó en 1876 por el Ingeniero Don José Árbol y Bonilla el observatorio astronómico, en 1880 se contó con el museo de ciencias naturales y una colección herbolaria además de una colección de mineralogía.

INSTITUTO CIENTÍFICO Y LITERARIO
1885-1919

A partir de 1885 el Instituto Científico y Literario de García se transformaría en “Instituto Científico y Literario de Zacatecas”. La determinación positivista articulada con la influencia neoliberal “pretendían lograr para México la libertad de prensa, la no reelección, el salario mínimo, mayor justicia social y verdadera educación para todos”.

Con esa mística se desarrolló la institución hasta que se dio en nuestro país el proceso revolucionario más significativo de principios de siglo “La Revolución Mexicana” que influiría notablemente en el cambio y orientación del Instituto, como de todas las estructuras sociales.

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE ZACATECAS 1968.

Durante el período gubernamental del Ing. José Isabel Rodríguez Elías, se permitió que el Instituto de ciencias Autónomo de Zacatecas, mediante decreto del 6 de septiembre de 1968, el ejecutivo del Estado lo transformara en la Universidad Autónoma de Zacatecas.

Esta transformación obedecía así a un acto demagógico del gobernador, ya que de hecho el antiguo ICAZ funcionaba prácticamente con el mismo subsidio estatal, sólo que ahora con otro nombre: UAZ. El desarrollo de ésta determinado por dos influencias combinadas: la francesa y la alemana. La primera mediante la organización federada de escuelas e incorporación de nuevas carreras de profesión científica (agronomía), y la segunda con la incorporación a la universidad de institutos de investigación (el centro de investigaciones históricas fundado en 1968).

El resultado de las sumas de estas influencias condicionan por un lado, la reunión federada de escuelas, con completa autonomía académica entre ellas y, por otra, integrado una cadena paralela y sin ninguna relación orgánica fundamental con las escuelas, los institutos y centros de investigación.
La UAZ. En esta época (1968), se podía caracterizar según José Revueltas, en juventud y revolución, en los siguientes términos “...si la conciencia universitaria<...> del estudiante se conforma acríticamente con la sociedad en que vive <...> deja de ser una conciencia activa, deja de tener el atributo que define a la conciencia misma como movimiento y transformación revolucionaria, para convertirse en el espejo inmóvil de la sociedad...”

Agradecemos la Colaboración del Dr. José Luis Hurtado Bonilla