Instituto de Ciencias de Zacatecas

INSTITUTO DE CIENCIAS DE ZACATECAS

COLEGIO DEL ESTADO 1919

Las tendencias nacionalistas emanadas de la Revolución, la influencia del estado en nuevas esferas de la vida social cambiarían el rumbo del Instituto que en sólo dos años cambia de nombre. En 1918 fue denominado “Colegio del Estado” y a partir de 1920 se le denominó “Instituto de Ciencias de Zacatecas”.

INSTITUTO DE CIENCIAS DE ZACATECAS 1920-1958

Antiguo salon de Fìsica

El positivismo como doctrina política aplicada a la realidad mexicana fue perdiendo fuerza; así las transformaciones que sufrió el Instituto pueden ser interpretadas en el contexto de la reforma educativa de Don Justo Sierra, quien desde 1881 sostuvo la idea de modificar la Universidad y por lo tanto las instituciones de educación superior de provincia, en virtud de la influencia que tenía aquella sobre éstas.

Según Guevara Niebla, la reforma educativa de Sierra fue en realidad una respuesta modernizadora del estado porfiriano ante una crisis de consenso que comenzaba a expresarse con caracteres agudos en las áreas urbanas, particularmente entre los sectores medios ilustrados.

Esta reforma se perfiló contra las antiguas concepciones positivistas y reivindicó el liberalismo educativo. De hecho la creación de la Universidad Nacional y significó la cristalización en México del modelo liberal aplicado en Alemania.

El Instituto de Ciencias de Zacatecas funcionó normalmente, hasta que nuevamente y por motivos políticos y sobre todo por la lucha en torno a la libertad de cátedra y autonomía fue cerrado durante el gobierno del General Matías Ramos, mediante decreto del 15 de noviembre de 1934. Reabierto en 1937 y a partir de entonces funcionaron con mayor o menor regularidad los Bachilleratos en la Escuela Preparatoria, las de jurisprudencia, medicina, ingeniería topográfica y de minas, ensaye y obstetricia. Las escuelas fueron creciendo y el Instituto poco a poco fue recobrando su forma y ampliando su estructura.

Agradecemos la Colaboración del Dr. José Luis Hurtado Bonilla

Compartir